Fórmula E

Posted on Actualizado enn

Prácticamente desde que se desarrollaron los vehículos motorizados existen competiciones para ver quién llega primero a la meta. Da igual el número de ruedas: las hay de motos, de coches, incluso de camiones. El ser humano tiene un afán de competición que trasladaa cualquier cosa susceptible de convertirla en competición.

La temporada de competición automovilística va de marzo hasta octubre. Casi todos los fines de semana están ocupados con alguna carrera de campeonato del mundo, ya sea de motociclismo o de Fórmula 1, los principales campeonatos, o bien superbikes, rallies e incluso camiones (pero sólo la cabina), que además en algunos casos como es el de las motos o los rallies, también tienen sus categorías nacionales.

Estos campeonatos no sólo sirven para saciar la sed de velocidad y competición de los participantes y aficionados. Son muy importantes por varios motivos: uno claro es el económico, pues mueven mucho dinero, y sin eso obviamente no existirían, pero lo más importante de estos campeonatos es que sirven para desarrollar nuevas tecnologías y avances que en muchos casos acaban en nuestros propios vehículos.

El vehículo con el que competirán todos los pilotos del primer campeonato de Fórmula E, el Spark-Renault SRT 01E
El vehículo con el que competirán todos los pilotos del primer campeonato de Fórmula E, el Spark-Renault SRT 01E

Normalmente en todos estos campeonatos, el motor de los vehículos es de combustión interna, es decir, de los de toda la vida que van con gasolina. Poco a poco los motores eléctricos están ganando presencia, como en el Dakar de 2002, en el que participó un vehículo equipado con dos motores eléctricos, capaz de alcanzar una velocidad punta de 150 km/h, y una autonomía de 300 km. Obviamente estas prestaciones deben mejorar, aunque bien pensado, son más que suficientes para un vehículo que se mueva habitualmente por ciudad o haga desplazamientos cortos.

Precisamente con el objetivo de servir como laboratorio de investigación y desarrollo de vehículos ecológicos, además de promover y acelerar su popularidad, nace la Fórmula E, estando ahora mismo con la primera temporada cerca del final, que comenzó en septiembre de 2014, y que finaliza el 27 de junio de este año en Londres.

Compiten 10 equipos con dos pilotos cada uno, algunos ex-pilotos de Fórmula 1, y la clave la temporada 2014-2015 es que todos los pilotos lo hacen con el mismo coche, ya que McLaren es la suministradora de los motores, transmisiones y sistemas electrónicos, Dallara se encarga de construir los chasis, Michelin suministra los neumáticos, y Williams las baterías.

Test de pretemporada. Hay que probar los coches antes
Test de pretemporada. Hay que probar los coches antes

Los 10 ePrix se disputan en 10 circuitos urbanos de todo el mundo de entre 2,5 y 3 km de recorrido, en las ciudades de Pekín, Putrajaya (Malasia), Punta del Este (Uruguay), Buenos Aires, Miami, Los Ángeles, Montecarlo, Berlín, Moscú y Londres. El reglamento del campeonato ha sido elaborado por la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), y es muy similar al de la Fórmula 1. Una particularidad es la parada de boxes: en la Fórmula 1 estamos habituados a un cambio de neumáticos y llenado del depósito en un abrir y cerrar de ojos, mientras que en este campeonato, la parada en boxes implica un cambio de coche, ya que la batería se agota, y el piloto debe cambiarse a un coche con la batería cargada.

Como ya dije antes, durante la primera temporada todos los equipos compiten con el mismo coche, el Spark-Renault SRT 01E, que alcanza una velocidad punta de 220 km/h y cuenta con una aceleración de 0 a 100 km/h en 3 segundos. Esta temporada, al partir todos los equipos del mismo coche, el piloto y equipo ganador será el que sepa sacar mayor rendimiento al monoplaza, tanto en optimizar las prestaciones por parte de los mecánicos, como por nivel de pilotaje por parte de los pilotos, así como las mejores estrategias. Esto a partir de la temporada 2015-2016 va a cambiar, ya que 8 equipos fabricarán su propio sistema de propulsión, y estos coches ya no serán iguales.

Una diferencia importante respecto a un Fórmula 1 es el nivel de ruido. Mientras un Fórmula 1 puede alcanzar los 125 decibelios, un Fórmula E alcanza los 80 decibelios. Recordemos que la escala que mide el ruido en decibelios es logarítmica. Es decir, 50 decibelios es 10 veces más ruidoso que 40 decibelios, pero 100 veces más ruidoso que 30 decibelios, por lo que si aplicamos esto, los 125 decibelios del Fórmula 1 es 15000 veces más ruidoso que los 80 decibelios del Fórmula E.

Competición pura y dura. Imagen del ePrix de Buenos Aires
Competición pura y dura. Imagen del ePrix de Buenos Aires

Esta competición es una buena noticia tanto para los amantes del motor, como para los defensores del uso de tecnologías más limpias. Por un lado, tenemos más carreras para disfrutar (nunca son suficientes); y por otro, gracias a esta interesante iniciativa, el desarrollo de vehículos que no emitan gases de efecto invernadero experimentará un acelerón, y nunca mejor dicho, ya que al final lo más importante es el desarrollo de tecnologías limpias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s