Parque Nacional de Timanfaya

Posted on Actualizado enn

Se acaba el verano, así que nos vamos a las Islas Canarias para seguir con el buen tiempo, y de paso visitamos el siguiente Parque Nacional de nuestra lista, el Parque Nacional de Timanfaya, que está situado en la isla de Lanzarote.

Fue declarado Parque Nacional el 9 de agosto de 1974 (aquí tenéis el decreto en el que se publica su declaración). En 1981 fue reclasificado tras la publicación de una ley. Otras figuras de protección con las que cuenta el parque son las de Reserva de la Biosfera y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

Como ya se ha comentado, se sitúa en la Isla de Lanzarote, en el sudoeste de la misma, y cuenta con una superficie de 5107 hectáreas. Además, cuenta con una franja submarina también protegida, y está rodeado por el Parque Natural de los Volcanes. Su cota mínima es el nivel del mar, y la máxima es de 517 metros. Tiene un clima subdesértico, con pocas lluvias y un gran contraste térmico entre la noche y el día. Lo bueno de que esté en Canarias es que se puede visitar durante todo el año.

Mapa del Parque Nacional de Timanfaya
Mapa del Parque Nacional de Timanfaya

El parque ofrece un espectacular mar de lava interrumpido por conos volcánicos. El paisaje actual del parque se formó en el siglo XVIII, consecuencia de la erupción volcánica que se produjo el 1 de septiembre de 1730, y que estuvo escupiendo durante seis años (con alguna interrupción) material magmático desde 30 conos volcánicos. Este material cubrió una superficie de 200 km2 y arrasando todo lo que se encontraba a su paso.

Un fenómeno muy típico del Timanfaya son los jameos o túneles volcánicos: la lava avanza por la tierra, su parte exterior se va solidificando, y forma un tubo por el que sigue circulando la lava fundida, lo que prolonga el túnel. A veces el techo del túnel cede creando un paisaje rocoso. Cuando la lava llega al mar, ésta se solidifica y aumenta la superficie de la isla. De hecho, la actividad volcánica sigue, como demuestra la elevada temperatura del suelo. En la montaña del Fuego se producen géiseres artificiales al verter agua sobre las grietas.

Campos de lava o malpaíses. Fotografía del CENEAM-MMA
Campos de lava o malpaíses. Fotografía del CENEAM-MMA

El clima es semitropical seco con grandes contrastes térmicos entre la noche y el día, y apenas se producen precipitaciones, concretamente 60 l/m2 al año. El parque constituye un campo de estudio de colonización reciente de un espacio volcánico reciente. La sequedad de la atmósfera, los grandes contrastes térmicos y la aridez no facilitan la colonización.

Timanfaya es un caso excepcional dentro de los Parques Nacionales, ya que su inclusión dentro de la red no busca proteger un ecosistema especialmente amenazado., y está formado por un paisaje desordenado de rocas y gran parte de la masa vegetal está formada por líquenes (más de 200 especies) y de musgos.

Dentro del parque hay pequeñas zonas que no se vieron afectadas por los ríos de lava, donde sobreviven especies endémicas. Estas zonas se llaman islotes, desde donde parte la colonización por estas especies de los territorios cubiertos por el material magmático. Las plantas más frecuentes son las vasculares y algunas herbáceas que están especialmente adaptadas a la vida en terrenos secos y áridos, como la tabaiba, el tojío, la aulaga majorera, el verode o el saldo blanco.

Lagarto de Haria. Fotografía del CENEAM-MMA
Lagarto de Haria. Fotografía del CENEAM-MMA

La fauna tampoco ofrece una gran variedad de vertebrado, ya que son muy dependientes de la flora. En los islotes pueden encontrarse roedores como la musaraña canaria, el ratón de campo, el erizo o el conejo silvestre (introducido por los colonizadores españoles, con efectos muy negativos en el parque). También hay reptiles, como la salamanquesa o el lagarto de Haria. En cuanto a aves, hay numerosas especies, como la lechuza, la perdiz moruna, la tórtola, el alimoche, el petrel, el cernícalo o el cuervo.

Mención especial requiere el cangrejo ciego (Munidopsis polymorpha), que se encuentra en la laguna salada en el interior de los jameos del Agua. Este cangrejo es un fósil viviente. Es un animal cavernícola, ciego, sin pigmentación, de color blanco, con todas las características de la fauna abisal (animales que viven a grandes profundidades), pero que sobrevive en aguas proco profundas.

Pues este es el Parque Nacional de Timanfaya. Cualquier época del año es buena para ir a verlo, aunque podéis ahora que ha terminado el verano es buena época para visitarlo, y así volver a disfrutar del buen tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s