Avispas asesinas

Posted on Actualizado enn

En las últimas semanas nos han llegado noticias de las avispas asesinas a través de los medios de comunicación a raíz de ataques de estos insectos sobre personas. En uno de estos ataques una mujer de 86 años y con diversos problemas de salud falleció, y según datos de protección civil tenía entre 25 y 28 picaduras sólo en la cara. Los médicos atribuyeron la muerte a las numerosas picaduras y a los problemas de corazón de la mujer. En el mismo suceso uno de los voluntarios de protección civil que acudió a socorrerla también sufrió una picadura.

No es el único ataque producido por estas avispas, que están sembrando el pánico en el norte de la Península Ibérica, donde se multiplican y atacan a personas en Vigo, Asturias o Pontevedra, de donde era la mujer fallecida. También son una plaga en el norte de Portugal.

Aquí tenemos a nuestra amiga, la avispa asiática
Aquí tenemos a nuestra amiga, la avispa asiática

¿Qué tiene de especial esta avispa? Pues que es una especie invasora. Ya hablamos de especies invasoras en uno de nuestros primeros post. El problema de estas avispas, cuyo nombre científico es Vespa velutina, y también conocidas como avispas asiáticas por su procedencia (son originarias de China) no es que puedan atacar a las personas. De hecho, el avispón europeo (Vespa crabro) también puede inocular su veneno al ser humano, pero tanto la avispa asiática y su pariente europea no representan demasiado peligro para el ser humano.

Como especie invasora ha conseguido establecerse en un hábitat que no es el suyo, y además está causando daños graves en los ecosistemas que ha invadido. Está aclimatada a un medio ambiente subtropical templado. Su hábitat natural es el continente asiático hasta el norte de la India y en las montañas de China, en zonas geográficas donde el clima es similar al del oeste de Europa, lo que explica su buena adaptación a Europa.

Llegó a Europa en 2004, concretamente al suroeste francés, en un barco de carga procedente de Asia, y desde entonces se han extendido sobre unos 120.000 km2. En 2010 se confirmó su llegada a la Península Ibérica a través de los Pirineos en la provincia de Guipúzcoa, en 2011 hizo su aparición en Galicia, y en 2013 se informó que las avispas habían llegado a Aragón y a la provincia de Gerona.

En esta imagen vemos a la avispa desmembrando una abeja. No es la Vespa velutina pero su modo de atacar es como el de la foto
En esta imagen vemos a la avispa desmembrando una abeja. No es la Vespa velutina pero su modo de atacar es como el de la foto

Los daños que causa en el ecosistema son debidos a su dieta. Para alimentar a las larvas, los ejemplares adultos capturan insectos (abejas, avispas, moscas, arañas, orugas, hormigas, mariposas y pulgones), pero las abejas forman el 84% de su dieta, principalmente para alimentar a las larvas. Para ello capturan a las abejas, ya que son mucho más grandes que sus presas, para conservar el tórax, que llevará a la colonia para alimentar a las larvas. De esta manera diezman la población de las abejas autóctonas. La avispa adulta se alimenta de fruta madura (manzanas, ciruelas, uvas, etc.) al igual que la avispa común, pero en mayor cantidad, pudiendo dañar los huertos.

Debido a los daños que producen, se llevan a cabo una serie de medidas de control para evitar que se propaguen y causen más daños, como cebos reguladores que contienen insecticidas, cebos-avispa y trampas, que sirven para atraparlas, y protección en colmenas de abejas, que cuentan con orificios en los que sólo caben las abejas, de forma que las avispas asiáticas, mucho más grandes que las abejas, no pueden entrar a la colmena. Aunque esta medida impide que entren las avispas y evita ataques dentro de la colmena, no evita que las avispas puedan atacar a las abejas cuando éstas entran o salen de la colmena.

Impresiona el tamaño de la avispa
Impresiona el tamaño de la avispa

Como vemos, la introducción de la Vespa velutina nos proporciona un ejemplo perfecto de ecosistema dañado por una especie invasora. Aunque hay más ejemplos de especies invasoras que dañan el ecosistema que invaden (como el mejillón cebra o el cangrejo americano), el caso de la avispa asesina ha tenido más repercusión por los ataques a personas, que incluso han costado vidas. Debe servir para concienciar a la población del peligro que puede suponer la introducción de especies exóticas en un ecosistema nuevo, ya sea en transporte de mercancías, como en este caso, o la adquisición de animales exóticos como mascota, que ya sea porque son abandonados o porque se escapan, acaban colonizando y dañando los ecosistemas a los que han sido llevados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s