Vacaciones

Posted on Actualizado enn

Ya estamos en agosto, el mes de las vacaciones. Hace ya bastantes años España cerraba, las ciudades se vaciaban y la playa se llenaba. Con el paso de los años esto ha ido cambiando, ahora se va más gente en julio, algunos se van en septiembre, y puede que tu al leer esto ya hayas vuelto de vacaciones y piensas que este post llega un poco tarde para ti, o puede que hasta septiembre no te toque, por lo que te queda un largo y caluroso mes de agosto de trabajo.

También está cambiando la forma de hacer turismo, como he dicho antes lo típico era ir a la playa, o como mucho al pueblo, y ahora podemos ir fuera de España, o si nos quedamos en España, el pueblo y la playa no son la única opción, ahora también vamos a la montaña o al pueblo, pero de otro, si es que nos vamos a una casa rural.

Te vayas cuando te vayas y sin importar el destino, recuerda que cuando te hayas ido, nadie debería notar que has estado allí, y la mejor manera es que no dejes nada de la basura que hayas podido generar durante tu estancia. No es más limpio quien más limpia, si no quien menos ensucia, pero como vamos a generar algún tipo de residuo queramos o no, tenemos el deber de no dejarlo por ahí tirado y dejarlo en una papelera o contenedor.

Cuando vamos a la playa, estamos hartos de esquivar restos de cigarrillos que de vez en cuando surgen en la arena, y si vas con niños pequeños debes tener cuidado para que no las cojan. A veces te puedes encontrar alguna lata, o incluso alguna botella, y claro a la playa no vas con botas precisamente, y te puedes cortar. No sólo eso, que se queden en la arena aun puede hacer que puedan ser recogidos esos residuos, pero si se tiran en el agua, o si se tiran cerca y llegan al mar, casi seguro que no los volveremos a ver.

Imagen bastante frecuente en las playas
Imagen bastante frecuente en las playas

¡Genial, problema resuelto! Pero el problema no ha hecho más que agravarse, ya que estos residuos se depositarán en el fondo marino, o acabarán siendo comidos por animales marinos, como las tortugas, que confunden las bolsas de plástico con alimento y acaban muriendo. Además, estos residuos (al menos los de plástico, que son los que flotan), al cabo del tiempo pasarán a formar parte de la Isla de Basura que se ha detectado en el Pacífico.

Si no vamos a la playa porque preferimos no pasar más calor del necesario, es fácil que acabemos en un entorno rural. Podemos ir a la montaña o a la meseta, pero es casi seguro que acabaremos en una casa rural, o en casa de nuestros abuelos. Estaremos en medio del monte o del campo, y como algo habrá que hacer, pues nos hacemos una excursión.

Ya si se nos va de las manos, hasta cogemos la tienda de campaña y el hornillo, pero si nuestra intención es volver a casa a dormir, como mínimo habrá que llevarse un par de bocatas, y claro, pasarlos a palo seco cuesta, por lo que alguna lata de refresco o puede que alguna botella de cristal acabe en el petate. Pues cuando te entre hambre y te comas el bocadillo y te bebas el agua/refresco/cerveza, no dejes por ahí tirados los restos. Puede que las papeleras no hayan llegado al último rincón del bosque, pero eso no es excusa para dejarlas ahí, te las guardas en la mochila y vuelta a casa con ellas (si ya te has comido el bocadillo y has vaciado la botella, la mochila ya no pesa tanto).

No creo que cueste tanto recogerlo
No creo que cueste tanto recogerlo

Para no repetir lo de la playa y lo residuos que dejamos, sólo voy a poner un ejemplo de lo que puede pasar. Si lo que llevábamos para beber era una litrona de cerveza y la dejamos tirada donde mejor nos venga (es decir, cualquier sitio), se acabará rompiendo, pero eso casi es lo de menos. Puede pasar algo bastante más grave, y es que cuando incidan los rayos solares en el cristal, pueden provocar un incendio (ya sabéis, el efecto lupa y esas cosillas), así que no seas cafre, y deja todo como estaba.

Por supuesto todo esto que os he contado es perfectamente aplicable al resto del año, cuando no estamos de vacaciones y estamos en nuestra residencia habitual. Las papeleras están para algo, no para hacer bonito (o feo, que algunas no hay por donde cogerlas) en las calles, están para que no tires el envoltorio del bocata ahí, y no al suelo.

La papelera, ese gran desconocido
La papelera, ese gran desconocido

Y con esto termino. Aunque sea agosto, el mes de las vacaciones, en Celtaia seguimos trabajando y el blog no puede ser menos, por lo que seguiremos publicando una nueva entrada cada martes. ¡Qué tengáis un gran mes de agosto, y a los que estáis de vacaciones, que las disfrutéis!

Anuncios

Un comentario sobre “Vacaciones

    Johnc347 escribió:
    septiembre 26, 2014 en 7:43 am

    Thank you for every other informative blog. The place else may just I get that type of info written in such a perfect means? I’ve a project that I’m just now working on, and I have been at the glance out for such information. gdfkdgeedeba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s