Conservación de especies en peligro de extinción

Posted on Actualizado enn

Hemos visto en post anteriores que ha habido cinco grandes extinciones en el pasado, que estamos inmersos en la sexta, y que nos hemos puesto la bata de científico loco para resucitar algunas de estas especies extintas, pero una cosa que también hacemos para evitar que desaparezcan más especies, o para intentar que desaparezca alguna menos, es la conservación de las que están en peligro de extinción.

Existen numerosos programas de conservación de la biodiversidad, como por ejemplo el Programa de Bosques de WWF. Otra especie emblemática que recibe mucha atención es el panda gigante, y en España destacan los programas de conservación del lince ibérico. Como vemos, por esfuerzos no será, pero podemos observar en los ejemplos citados, y en otros ejemplos que nos puedan venir a la cabeza, que estos esfuerzos se centran muchas veces en especies emblemáticas, lo cual no está mal pero, ¿estamos centrando los esfuerzos de manera correcta?

El oso panda es la bandera de la conservación, de hecho forma parte del logotipo de WWF
El oso panda es la bandera de la conservación, de hecho forma parte del logotipo de WWF

Como he dicho, muchas veces nos centramos en las especies que nos resultan más emblemáticas, donde tienen las de ganar el lince, el oso, el águila, etc., lo cual está bien, pero puede que no sea lo más efectivo, y en vez de concentrar los recursos en estos animales que en casi todos los casos están en la cúspide de la pirámide alimenticia, estos esfuerzos deberían centrarse en la base de la misma.

El problema es que esto no vende. Es mucho más fácil encontrar financiación para un programa de conservación del lince que para un programa de conservación de un escarabajo, por poner un ejemplo, cuando seguramente sea más beneficioso conservar al escarabajo o a cualquier otro insecto, que al lince.

Esto tiene su explicación, si el objetivo es proteger a un depredador, si el programa de conservación no está bien planificado y lo que hago es tratar de que se reproduzca esa especie, pero no cuido su hábitat, los resultados que puedo obtener van a ser a muy corto plazo, porque si la población de la especie a conservar aumenta, pero su hábitat sigue estando deteriorado o es muy escaso, no va a salir adelante, normalmente cada especie ocupa todo el espacio posible dentro de su hábitat, y si la población de esa especie no aumenta, es porque no tiene más sitio para vivir, y si la población se reduce, es que nos estamos lo estamos cargando.

¿Cuál es la solución para esto? Pues en vez de conservar la especie emblemática del Bosque X, lo que tenemos que hacer es conservar el Bosque X, y así, además de salvar a la especie emblemática, salvamos al bosque y a todas las especies que habitan en él, animales, vegetales y de todos los reinos del árbol de la vida habidos y por haber, porque sin bosque no tenemos ni el último de los insectos que viven ahí, ni la especie emblemática (tipo lince, oso o águila) que es lo que parece que importa conservar.

¡Salvemos al escarabajo pelotero! No creo que un eslogan así tuviera mucha aceptación
¡Salvemos al escarabajo pelotero! No creo que un eslogan así tuviera mucha aceptación

Por supuesto en temas de conservación, si eres un insecto estás condenado a desaparecer. Como he dicho dos párrafos más atrás, un proyecto de conservación de un escarabajo, de una abeja o de cualquier otro insecto no es nada atractivo, pero seguramente sean más importantes desde el punto de vista de la biodiversidad, y también desde el punto de vista económico y social.

Sin polinizadores, que principalmente son los insectos (y también aves), el número de plantas descendería drásticamente, y por supuesto descendería la variedad y la cantidad de cosechas, lo que aparte de llevar a un mundo menos colorido por el descenso de plantas, nos llevaría a un descenso en la cantidad y variedad de alimentos, con terribles consecuencias económicas, pero sobretodo a una crisis alimentaria sin precedentes.

Polinización: esta es la clave, el motor del mundo
Polinización: esta es la clave, el motor del mundo

De hecho el descenso de la población de abejas ya es un problema global. Cerca del 90% de las especies con flor dependen de las abejas y otros polinizadores, así como más de un tercio de nuestros alimentos, por lo que resulta imprescindible, tanto para la biodiversidad en general, como para los seres humanos en particular, que los insectos polinizadores y sus poblaciones no disminuyan o desaparezcan.

Con esto no estoy diciendo que no debamos conservar o tratemos de evitar la extinción de ciertas especies, pero hay que tener en cuenta que lamentablemente no podemos ayudar a todas (bastaría con no destruirlas, ese sería el mejor programa de conservación), ya que si nos centramos en conservar cierto tipo de especies, en muchos casos estamos gastando recursos a lo tonto porque son programas infructuosos, mientras otras especies que literalmente nos dan de comer, desaparecen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s