Ecocerdos, sandías cuadradas y ratones que brillan

Posted on Actualizado enn

¿Qué tienen en común los ecocerdos, las sandías cuadradas y los ratones que brillan? Pues que son transgénicos. ¿Y qué es un transgénico? Pues no es nada más (y nada menos) que un organismo modificado genéticamente, el cual el ser humano ha añadido a su genoma genes de otra especie para que adquiera una o varias características deseadas con el fin de obtener un beneficio.

Ahora que sabéis lo que es un transgénico, o si ya lo sabíais de antes, toca hacerse varias preguntas: ¿son buenos o son malos los organismos transgénicos?, ¿estoy a favor o en contra? Pues para que podáis formaros una opinión acerca de los transgénicos, vamos a contar unos cuantos ejemplos, sus aplicaciones y sus riesgos.

Salmón transgénico (grande) vs salmón normal. La diferencia de tamaño salta a la vista
Salmón transgénico (grande) vs salmón normal. La diferencia de tamaño salta a la vista

Empezamos con los ecocerdos. Como su propio nombre indica son cerdos, y son ecológicos, pero no porque separen sus residuos y los dejen en su contenedor, aunque sí que tiene que ver con sus desechos. Los desechos (o purines) de los cerdos, es decir, sus excrementos, tienen la particularidad de contener mucho fósforo, ya que los cerdos “de toda la vida” no lo digieren. Y es un gran problema, porque cada año se sacrifican en España más de 40 millones de cerdos, y unos 2000 millones en el mundo. Estos son muchos cerdos, los cuales diariamente generan toneladas y toneladas (y más toneladas) de excrementos.

Como hemos dicho estos excrementos contienen mucho fósforo, y es un problema porque este elemento es un nutriente, y puede generar eutrofización. Pues con los ecocerdos este impacto ambiental podría verse reducido drásticamente, ya que gracias a un gen que se les ha transferido, producen una enzima que hace que digieran el fósforo, haciendo que sus excrementos reduzcan su impacto ambiental de manera considerable

¿Sabéis de dónde sale este gen “ecológico”? Pues es un gen artificial. Cogen parte del genoma de la bacteria Escherichia coli, genes de ratón, los unen creando un gen y se lo transfieren a los cerdos para que sus excrementos no contaminen. ¿Pero no era suficiente coger un gen de una especie y ponérselo a otra? ¿No estamos corriendo demasiados riesgos al mezclar genes de dos especies distintas y transferirlo a una tercera? La genética es muy caprichosa y no siempre salen las cosas como pensamos.

El segundo caso que vamos a ver es el de las sandías cuadradas. Puede suponer una revolución, ya que estas sandías ocupan menos espacio, con lo que se optimiza el transporte y puede suponer un descenso en su precio, siendo más accesible, y en un mundo en el que cada vez somos más bocas que alimentar, todo lo que sea reducir costes y aumentar la accesibilidad es positivo.

Sandía cuadrada “al natural”. Donde se ponga un buen molde que se quite un transgénico
Sandía cuadrada “al natural”. Donde se ponga un buen molde que se quite un transgénico

Pues ya se está investigando en producir sandías transgénicas para que crezcan cuadradas, pero las sandías cuadradas existen desde hace tiempo. ¿Cómo puedo hacer que una sandía crezca cuadrada? ¡Con moldes! Entonces, ¿si lo puedo hacer de forma artesanal, sin tocar su genoma, para qué tocar? Hay que tener cuidado, y si las cosas se pueden hacer de forma natural, no hay necesidad de hacer de científico loco, porque como ya hemos dicho, tenemos que considerar tanto los beneficios como los riesgos. Y los beneficios los podemos tener previstos con un margen de error pequeño, pero si las cosas salen mal, no podemos cuantificar el daño hasta que lo vemos, y entonces puede ser demasiado tarde.

Ahora vamos con los ratones que brillan (y conejos, gatos, cerdos, etc.) ¿Cómo lo hacen? Pues muy fácil (nótese la ironía). Hay medusas que son fluorescentes, se coge el gen que hace que brillen y se transfiere al mamífero en cuestión, sea ratón, conejo, gato o cerdo. Que brillen los hace muy útiles, porque sirven como marcadores genéticos, lo que facilita el seguimiento de ciertos genes, cómo se transfieren, lo que ayudará a encontrar curas y tratamientos de enfermedades.

No creo que haga falta decir cuáles son los ratones transgénicos
No creo que haga falta decir cuáles son los ratones transgénicos

Como hemos visto, los transgénicos tienen aplicaciones en alimentación, en medicina y en medio ambiente (ayudándonos a reducir el impacto ambiental de nuestras actividades, o para remediar desastres ambientales), pero, ¿estáis dispuestos a comer animales o plantas transgénicas? ¿Los beneficios compensan los riesgos?

Es muy difícil controlar a los organismos transgénicos, tanto si son plantas como animales. Un animal se puede escarpar, y aunque teóricamente son estériles, ¿qué pasa si uno de los que se escapa es fértil y se reproduce? ¿O si se reproduce una planta? Ya estaríamos metiendo organismos transgénicos en la naturaleza, y una vez “libres” ya serían muy difíciles de controlar.

Espero que este post sirva al menos para que tengáis interés sobre los transgénicos, y que os informéis, leáis, veáis documentales, y os preguntéis si lo que coméis es transgénico o no. Es un tema de actualidad que sale mucho en las noticias, hay libros y documentales, y no os creáis lo primero que os digan.

Podéis empezar a informaros con el documental que tenéis aquí debajo. Se titula “La granja del Doctor Frankestein”, y hablan de las aplicaciones, ventajas y riesgos de los transgénicos desde dos puntos de vista, el favorable y el desfavorable. Espero que os guste.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s