Dependencia energética

Posted on Actualizado enn

En el mundo actual la energía juega un papel fundamental. Casi se podría decir que el más importante, porque sin energía, el mundo tal y lo conocemos se colapsaría. Necesitamos energía para todo, y cada vez dependemos más de ella, porque ese “todo” cada vez abarca más cosas.

Por supuesto es fundamental para la actividad industrial, ganadera, empresarial, y cualquier otra actividad que se escape del ámbito doméstico, pero todo esto es posible que no lo veamos claro debido a que son cosas ajenas a nuestro día a día, aunque sin ellas nuestro día a día no tendría nada que ver, sería completamente diferente. Para verlo un poco más claro, vamos a ver la dependencia energética que tenemos en nuestro hogar, que ha ido en aumento en los últimos años.

Petróleo, la fuente de energía más utilizada en la actualidad
Petróleo, la fuente de energía más utilizada en la actualidad

Para ver la dependencia energética que tenemos de forma cotidiana pensemos qué teníamos en casa hace 20 años más o menos. Seguramente solo teníamos una televisión, como mucho dos, Uno o dos teléfonos, en verano nos apañábamos con el ventilador, teníamos un equipo de música y alguna radio pequeña que además nos despertaba y seguramente odiábamos por este motivo, y los típicos electrodomésticos: en la cocina la nevera, lavadora, puede que lavavajillas, el horno, y seguramente una batidora, y para toda la casa una aspiradora, y era  raro tener ordenador. Como medio de transporte por lo general sólo había un coche.

Televisión de los años 90, probablemente la única que había en casa
Televisión de los años 90, probablemente la única que había en casa

Año 2014: televisiones, una en el salón, otra en la cocina, y una en cada habitación, lo que suman fácilmente 4; teléfonos, además del teléfono fijo, que seguro que al menos hay 2 repartidos en casa, hay que sumar los teléfonos móviles, uno por cada miembro adulto y mayor de (espero) 12 años que viven en casa, incluso es fácil que alguien tenga 2 móviles, y por supuesto los móviles hay que cargarlos, en muchos casos todos los días; electrodomésticos: vale, aquí no tiene por qué haber un incremento, y seguramente sean más eficientes que los de hace 20 años; para refrescarnos en verano, apagamos el  ventilador y lo sustituimos por aire acondicionado, mínimo uno, que colocamos en el salón; para escuchar música, tenemos la mini-cadena de toda la vida, pero también hemos añadido un reproductor portátil, y hablando de portátil, si hace diez años lo normal era un ordenador en  casa, ahora seguramente tengamos dos o tres para trabajar, jugar o navegar por internet, pero un momento, para jugar también tenemos videoconsolas, y para navegar por internet también tenemos un juguete más reciente, las tablet; y por último, para movernos ya no es suficiente un coche, en muchas familias nos encontraremos dos, o incluso tres coches, que por supuesto tienen que ir religiosamente a repostar si queremos que sigan funcionando.

Móviles, tablets, libros electrónicos, entre otros muchos dispositivos que han llegado a nuestras vidas
Móviles, tablets, libros electrónicos, entre otros muchos dispositivos que han llegado a nuestras vidas

Después de esta parrafada podéis ver cuántos inventos hemos incorporado a nuestra vida diaria que, aunque no nos demos cuenta, consumen energía. Es un párrafo farragoso y atropellado, hecho a propósito para que nos podamos hacer una idea de cómo ha ido creciendo nuestra dependencia de la energía en tan poco tiempo. Hemos pasado de depender de la energía para cosas fundamentales (comer, calentarnos en casa en invierno o ir al trabajo), a otras cosas que nos facilitan o amenizan la vida, pero que no son vitales (por ejemplo jugar a la videoconsola o consultar el periódico en la tablet)

Así que ya sabéis, podéis intentar reducir vuestra dependencia energética, ya habéis visto que hasta no hace tanto tiempo no dependíamos tanto de tener un móvil, un reproductor de música, una tablet, un portátil, tele en cada habitación y un coche para cada uno y tampoco pasaba nada, y además ahorrábamos dinero y no perjudicábamos tanto al medio ambiente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s