Los residuos de los Reyes (Magos)

Posted on Actualizado enn

Se acabaron las fiestas. Este momento lo marca la llegada de los Reyes Magos dejando sus regalos, y los dueños de estos regalos inundando los contenedores de basura con los restos, que normalmente son cajas exageradamente grandes de juguetes que luego no son tan grandes como nos hacía creer su embalaje.

Hace unos años salíamos a la calle y veíamos a los niños estrenando sus bicicletas, balones o patinetes, entre otros juguetes, y también veíamos los contenedores llenos, pero menos. Ahora, en cuanto salimos a la calle y vemos los contenedores, vemos una imagen parecida a cuando los servicios de recogida de basuras llevan varios días en huelga, con la ventaja de que las cajas no huelen. ¿Los niños? Alguno estará en la calle por equivocación, pero la mayoría están en casa jugando con sus nuevas videoconsolas, aunque eso es otro debate.

Niños jugando en la calle, esa cosa del pasado
Niños jugando en la calle, esa cosa del pasado

Volvamos al tema que nos ocupa, que son los residuos. Cualquier producto, sea cual sea, está excesivamente embalado, desde los juguetes, los aparatos electrónicos o los alimentos, siendo este último caso muy llamativo. En el post anterior, en el que dábamos una lista de recomendaciones que podríamos incluir en nuestra lista de propósitos para el año recién estrenado para ser más respetuosos con el medio ambiente, uno de los consejos era evitar productos excesivamente envasados, y siempre que fuera posible, comprar a granel.

Todo lo que compremos fuera de un mercado tradicional, es decir, cualquier supermercado o hipermercado, va a venir empaquetado individualmente o por peso: la carne o el pescado, la fruta o las verduras, pero lo que se lleva el premio al embalaje excesivo es la bollería industrial. Para un producto he llegado a ver hasta cuatro envases: la caja exterior, una bolsa de plástico en la que vienen cuatro o cinco bollos, esos bollos, colocados en una bandeja, también de plástico, pero además empaquetados individualmente.

De momento lo venden en paquetes de 1 kg, pero como sigamos así nos lo venderán envuelto grano a grano
De momento lo venden en paquetes de 1 kg, pero como sigamos así nos lo venderán envuelto grano a grano

Es un caso un poco extremo, pero real. Aun así, lo normal en estos productos es mínimo dos embalajes: el exterior, de cartón o plástico, y envases individuales. En muchos casos se añade la bandeja de plástico para que todo esté perfectamente ordenado, lo que hace que para un producto se utilicen tres envases distintos.

A estos dos o tres envases, que son los que ve el consumidor, hay que añadirles los embalajes en los que son transportados, que deben suponer al menos cajas medianas para meter varios paquetes, e incluso cajas grandes para meter esas cajas medianas.

No obstante, en los últimos años las empresas han realizado un esfuerzo (por convicción, o simplemente por normativa) reduciendo el número de envases y embalajes que lleva un producto, y reduciendo también el peso de los envases, lo que ahorra muchos recursos.

Contenedor colapsado
Contenedor colapsado

Aun así, entre todos debemos hacer un esfuerzo para reducir los residuos, no sólo de envases, para evitar ver imágenes como la de arriba, que son más habituales de lo que pensamos, ya que se producen cada vez más a menudo, y no únicamente el día de Reyes o cuando hay huelga.

En futuras publicaciones hablaremos con más detalle sobre los residuos que generamos  y en qué cantidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s